No es la página de inicio
ID = 12080
Nombre =
ID Categoría = 114
Nombre Categoría = Estimulante

¿Cómo piensa una persona narcisista?

Podría decirse que, en general, estamos en la época del narcisismo. El individualismo nos ha alejado de creencias que anteriormente nos hacían pensar más en el nosotros que en el yo.

Ello, aunado a una cultura de consumismo, ha derivado en que cada vez más seamos ilusoriamente siervos de nosotros mismos, pero desde valores creados desde otras esferas.

Narcissus Caravaggio 1594 96Narcissus. Caravaggio, 1594-96 

Y en este mar de narcisismo, reflejado cotidianamente en las redes sociales, donde basta echar un vistazo para encontrar millones de selfies diarias y una añoranza colectiva por likes, es verdad que también hay niveles de narcisismo.

Pero, a grandes rasgos, ¿cómo piensa una persona que califica como narcisista? Estas son algunas pistas según un análisis de la psicóloga Karyl McBride, quien ha estudiado este fenómeno durante más de 25 años:

1. Sobreimportancia del yo: exagera su talento y logros, espera ser considerado como superior por sus logros.

2. Ambición desmedida por fantasías de éxito, de poder, belleza o amor ideal.

3. La creencia de que son personas muy muy especiales y únicas (y que sólo serán entendidas por personas tan únicas y especiales como ellos).

4. Exigen mucha admiración (las personas a su alrededor quedan exhaustas, ya que el narcisista exige que le llenen un vacío emocional).

Metamorfosis de Narciso por Salvador Dali 1937La metamorfosis de Narciso. Salvador Dali, 1937

5. Creen tener derecho a un trato privilegiado o cumplimiento automático de sus expectativas.

6. Se aprovechan de los demás para cumplir con sus objetivos.

7. Importancia por las apariencias, pero incapaces de sentir empatía.

8. Sentimiento sistemático de envidia por otros, o la convicción continua de que otros los envidian.

9. Son muy arrogantes; necesidades de hacer sentir menos a otros para sentirse más.

Echo and Narcissus by John William Waterhouse 1903Echo and Narcissus. John William Waterhouse, 1903

McBride hace énfasis en que aunque quizá algo que se nos viene a la mente sea el “cada quién”, el problema con el narcisismo es que resulta hiriente para los demás, y en cargos de autoridad, por ejemplo, las consecuencias pueden ir mucho más allá de los que rodean directamente a la persona narcisista, quien, además, recordemos, disfruta de serlo.

Gracias a Pijama Surf